Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Los Ángeles Caídos de Anselm Kiefer

“No pinto por pintar. Para mí, pintar no es solamente el crear una obra de arte, ¡sino que simboliza mi lucha personal!”

Los temas recurrentes en la obra del maestro alemán Anselm Kiefer son: mitos, memoria, historia, literatura y poesía. Las referencias históricas, literarias, mitológicas, místicas y filosóficas abarcan la Cábala, la mitología nórdica, el Viejo y Nuevo Testamento, la épica tetralogía de Richard Wagner: El anillo del Nibelungo, así como la poesía de Ingeborg Bachmann y Paul Celan. La textura que caracteriza sus pinturas es un reflejo de los múltiples niveles interpretativos que encontramos a través de su obra. Elementos presentes en la exhibición titulada Ángeles Caídos —expulsados del cielo por el arcángel Miguel por haberse rebelado contra Dios: una representación de la humanidad—. La exhibición puede visitarse en el Palazzo Strozzi de Florencia hasta el 21 de julio.

La muestra comisariada por Arturo Galansino, director de la Fundación Palazzo Strozzi, ha sido diseñada con el fin de tener un contacto directo con las diferentes disciplinas en la obra de Kiefer: pintura, escultura, fotografía e instalaciones. Se presentan 25 obras históricas y nuevas, incluyendo una instalación inmersiva compuesta por 60 lienzos de diferentes formatos. La exhibición comienza en el patio interior del palacio con una obra nueva de gran formato, titulada Caída del ángel, con la cual entabla un diálogo con la arquitectura renacentista. Kiefer comenta: “Escalarece cómo el Mal entró al mundo, engendrando el Pecado Original”

Izquierda: Anselm Kiefer, Für Antonin Artaud: Helagabale (Para Antonin 
Artaud: Heliogabalus) 2023; Centro: Sol Invictus Heliogabal (Sol invicto: 
Heliogabalus), 2023. Derecha: Sol Invictus (Sol invicto), 1995
Oleos, de izquierda a derecha: Anselm Kiefer, Dem unbekannten Maler 
(Al pintor desconocido), 2013, Der Rhein (El Rin), 1982–2013, Hortus 
Philosophorum (El jardín de los filósofos), 1997–2011. Esculturas: Ave 
Maria turris eburnea (Ave María, torre de marfil), 2017. Némesis, 2017 y 
Daphne, 2008–2011
Anselm Kiefer, Luzifer (Lucifer), 2012–2023 emulsión, óleo, acrílico, laca, sedimento de electrolisis, 
tela y copia fotográfica de papel en lienzo, 330 × 760 cm En la página opuesta: Anselm Kiefer, 
Engelssturz (La caída del ángel) 2022–2023 emulsión, óleo, acrílico, laca, láminas de oro, 
sedimento de electrolisis y carboncillo sobre lienzo, 750 × 840 cm, Derecho de autor: © Anselm 
Kiefer Foto: Georges Poncet

La exhibición Ángeles caídos del maestro alemán Anselm Kiefer, se está presentando en el Palazzo Strozzi de Florencia hasta el 21 de julio

Kiefer nació el 8 de marzo de 1945 –seis meses antes de que finalizara la II Guerra Mundial–,¬ en el seno de una familia católica en Donaueschingen, pueblo en la Selva Negra; los rituales católicos se manifiestan en su obra. Cuenta que por un tiempo aspiró ser Papa hasta confirmar que todos los Papas eran italianos, en aquellos tiempos ningún alemán había sido elevado a ese rango. Poco después de matricularse en la Universidad de Friburgo para estudiar derecho y lenguas romance, pasó tres semanas en el monasterio de los dominicos en La Tourette meditando. Al salir cambió derecho por arte, graduándose en 1969. Durante esa etapa, el enigmático y chamánico artista, teórico de arte y artista de performances Joseph Beuys ejerció una gran influencia en él.

Crecer como testigo de la destrucción sufrida por la guerra y del proceso de reconstrucción en Alemania influyó su lenguaje artístico, donde la devastación con la cual creció aparece tanto en la temática como en la textura. El sentido de culpa y la responsabilidad colectivos también contribuyen. Entre 1968-69 se tomó una serie de fotografías en las que aparece saludando monumentos europeos con el aborrecido “Sieg heil”; apropiándose de algunas de las técnicas que Leni Riefenstahl usó en sus películas sobre Hitler. Con esas imágenes, conocidas como Heroic Symbols, Kiefer creó su primer libro y documentó Occupations, sus performances en 1975. “Eran para incitar el pensamiento y la introspección”, dijo Kiefer.

“Contrario a un producto terminado, percibo la pintura como un proceso continuo. Sigo pintando por años, revisitando y volviendo a trabajar piezas que datan de 1969” 

Anselm Kiefer, (Detalle) Für Antonin Artaud: Helagabale (Para Antonin Artaud: Heliogabalus), 2023 
emulsión, óleo, acrílico, laca, láminas de oro, sedimento de electrolisis, yesp, terracota y alambre de 
acero en lienzo, 380 × 570 cm Derecho de autor: © Anselm Kiefer Foto: Georges Poncet
Anselm Kiefer, Hortus Philosophorum (El jardín 
de los filósofos), 1997-2011 collage de grabados en 
madera sobre papel con emulsión, acrílico, laca, 
tiza y carboncillo montado en lienzo, 580 × 280 cm 
© Anselm Kiefer Foto: Georges Poncet

De esa manera estableció un vehículo para lograr Vergangenheitsbewältigung, superar el pasado enfrentándolo. Algunas de esas imágenes pueden verse en la actual exhibición. La de Heroic Symbols aparece en el salón final próxima a una pared pintada de blanco donde escribió un verso de Salvatore Quasimodo, del poema titulado Ed è subito sera, (Y de repente la noche):

Cada uno solo junto al corazón de la tierra
traspasado por un rayo de sol
y de repente la noche

Frecuentemente vemos inscripciones en su obra. Explica que, dada su afinidad por la palabra escrita, la literatura y poesía “Las palabras que escojo para inscribir tienen un cierto aura para mí”. Esos textos son comentarios, a veces alineados con la pintura, otras estableciendo un contraste.

Anselm Kiefer, Ave Maria (Ave María), 2022 emulsión, óleo, acrílico, laca, láminas de oro, sedimento de electrolisis, tela, 
plomo y collage de lienzo sobre lienzo, 380 × 380 cm Derecho de autor: © Anselm Kiefer Foto: Georges Ponce

La exhibición dedica una sala a la figura femenina con heroínas de la antigüedad: el cristianismo, el mundo nórdico y el mito. Kiefer se inspiró en textos del historiador y filósofo francés Jules Michelet sobre mujeres de la Revolución francesa tales como Madam Stael y Madame Roland: “Estas mujeres no sólo definieron el discurso del momento, sino que activamente se prepararon para la Revolución mediante conversaciones y búsqueda intelectual”.

Su trabajo refleja el constante cuestionamiento humano desde su convencimiento que la verdad no es absoluta, sino subjetiva. Esas verdades confluyen en las texturas que enriquecen sus monumentales lienzos en los que incluye materiales poco tradicionales: yeso, ceniza, plomo, barro, polvo, alambre y flores.

A través de su obra Kiefer nos invita a la introspección, y a enfrentar nuestros “ángeles caídos” para alcanzar nuestra máxima expresión.

Ángeles caídos 
Hasta el 21 de julio de 2024
Palazzo Strozzi
Plaza Strozzi
50123 Firense
Diariamente 10:00 am – 8:00 pm
Jueves 10:00 am – 11:00 pm

Fotos de piezas individuales: “Anselm Kiefer. Angeli Caduti”, Palazzo Strozzi, Firenze, 2024. Photo Ludovica Arcero, Saywho. Vistas de la Exhibicion “Anselm Kiefer. Angeli Caduti”, Palazzo Strozzi, Firenze, 2024. Photo Ela Bialkowska, Okno Studio Ⓒ Anselm Kiefer.

Compartir