Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Revolucionando la actividad física

Ahora, la actividad física no solo se trata de entrenar el cuerpo, sino también la mente y el espíritu. A través del yoga, logramos este objetivo. Con la práctica del yoga, podemos incluso sanar dolencias crónicas de nuestro cuerpo, ya que busca la alineación perfecta del cuerpo mediante posturas o asanas, como comúnmente se le conoce. Esta es una práctica milenaria proveniente de la India, donde el objetivo principal es llevar al cuerpo a sus límites de capacidad, fortaleciéndolo y aumentando su flexibilidad, lo que indudablemente nos ayuda a tener una mayor longevidad y proteger nuestro cuerpo de lesiones, ya que aumenta su capacidad de adaptación a los cambios.

Desde pequeña he sido amante del deporte, pero descubrí el yoga en mis 20. Fue absolutamente un “insight”; me fascinó desde la primera clase que hice en un gimnasio local. Realmente me maravillaba al ver que era posible hacer posturas invertidas. No podía creer lo que veía. Era algo totalmente nuevo para mí. Desde entonces, seguí asistiendo a las clases de yoga en mi gimnasio y poco a poco fui aprendiendo a hacer las posturas de inversión.

A partir del inicio de la práctica de yoga en mi vida, todo dio un giro muy positivo. Varios aspectos de mi vida diaria empezaron a cambiar para bien paulatinamente. Luego supe que la práctica de yoga ayuda a la correcta alineación del cuerpo, lo que hace que los chakras se activen y tengan un buen funcionamiento.

Los chakras son unos canales energéticos en el cuerpo por donde la energía fluye. A veces, se produce estancamiento de la energía vital por factores como el estrés, la ansiedad, la depresión o sentimientos hostiles.

El yoga, junto con la meditación y las afirmaciones positivas, me han llevado a donde estoy ahora. Tengo una vida centrada en la tranquilidad y paz mental. El yoga es también una práctica donde se conjugan varios elementos: la fuerza física, el equilibrio, la concentración y definitivamente la disciplina. Es por esto que el yoga ha sido, y sigue siendo, una práctica sagrada en la India.

Para su práctica correcta, se deben tener en cuenta conceptos filosóficos que en realidad son valores universales, como la práctica de la “no violencia” hacia uno mismo y hacia los demás, entre otros conceptos que no es necesario ahondar en este artículo. Esto y mucho más es lo que nos regala la práctica del yoga.

Enseño yoga desde hace un poco menos de un año, y ha sido una experiencia hermosa. Así que les dejo la invitación a su práctica con más detalles de sus beneficios. Se puede comenzar a cualquier edad y sus beneficios trascienden lo meramente físico. ¡Namaste! 

Los 5 principios del yoga 

  1. Es fundamental practicar la no violencia hacia nosotros mismos ni hacia los demás.
  2. Cultivar autodisciplina, austeridad.
  3. Autorreflexión, y búsqueda de las verdades eternas. Estudio de uno mismo.
  4. Cultivar el desapego material, mental y espiritual. (Esto no quiere decir falta de abundancia)
  5. Cultivar la pureza física y mental

La importancia de la respiración 

La respiración es fundamental para llevar a cabo procesos vitales en nuestro cuerpo.

Existen diferentes técnicas de respiración en yoga que nos llevan a centrar la atención a nuestra respiración y nos conectan más directamente con nuestro ser.

Al llevar la atención sostenida en este proceso; logramos estar muy presentes y concentrados en nuestro interior.

Con la práctica diaria y constante vamos logrando mayor concentración y por ende a estados meditativos increíbles. 

Tres motivos por los que debes incluír la práctica de yoga en tu vida 

  • Definitivamente mejora tu salud en general, ya que indudablemente mejora la circulación sanguínea que es la responsable de un óptimo funcionamiento de nuestros órganos vitales. 
  • El yoga también aumenta notablemente la concentración y la agilidad mental; ya que estos son elementos básicos en la práctica exitosa de esta disciplina. 
  • Entre otros beneficios, mejora la flexibilidad y la fuerza, ya que para realizar adecuadamente las posturas, se requiere de fuerza y flexibilidad indudablemente. 

Fotos cortesía de la autora.

Compartir