Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

¿Es el equilibrio entre el trabajo y la vida personal algo real? 

Mi abuelo materno vivió hasta bien entrados sus 90 años y trabajó hasta tres meses antes de su fallecimiento. Él amaba trabajar y desde que yo era muy joven, me inculcó la importancia de encontrar satisfacción en el trabajo, sin importar cuál este fuera.

Cuando cumplí los 16, obtuve mi primer empleo a medio tiempo. Fue una experiencia invaluable que me enseñó la importancia del esfuerzo y la responsabilidad. Durante mis años universitarios, mientras estudiaba periodismo, obtuve mi licencia como agente de bienes raíces. Esta decisión fue motivada por la recomendación, o más bien la presión amorosa, de mi madre, quien quería asegurarse de que su hija tuviera una alternativa “segura” para ganarse la vida. Trabajé como agente de bienes raíces durante casi cuatro años hasta que me gradué y conseguí un puesto en el noticiero local de Univision 23. Desde entonces, no recuerdo un día en el que haya despertado por la mañana sin pensar en mi trabajo diario.

Algunas personas podrían catalogarme como workaholic, y en cierto sentido, no están equivocadas. Para mí, el trabajo es más que simplemente una forma de ganarse la vida; es una pasión y una fuente de satisfacción personal. Disfruto sumergirme en proyectos desafiantes y ver cómo mis esfuerzos dan sus frutos. Sin embargo, también le doy mucha importancia a mi vida personal y procuro encontrar tiempo para hacer actividades que me llenen de energía y me ayuden a recargar las pilas. Les confieso que no creo en el concepto de “work-life balance” porque para mí éste da la impresión de que son dos cosas separadas. Considero que es imposible activar o desactivar un aspecto de tu vida como si tu rol como empresaria, madre, esposa o amiga fueran partes diferentes de uno mismo que debiéramos poner en una balanza.

Con el tiempo, he aprendido que la clave está en integrar todas estas facetas, aprovechando al máximo cada momento. Cuando estoy con mi familia, me esfuerzo por estar completamente presente; lo mismo hago cuando estoy en el trabajo, tratando de mantener la misma atención y dedicación. Un ejemplo claro de esta integración es cómo involucro a mi familia en mi vida empresarial. Diariamente durante la cena, hablamos sobre negocios y comparto con ellos, en la medida de lo posible, los proyectos en los que estoy trabajando. Mi hijo preadolescente disfruta escuchando los detalles de cómo cerramos un acuerdo o cuál será nuestra próxima meta. Esta integración me hace sentir más completa y satisfecha en ambos aspectos.

Hace un tiempo atrás, escuché a Tony Robbins hablar sobre el término “work-life integration”, que se traduce literalmente como la integración del trabajo y la vida personal. De repente, todo tuvo sentido. Robbins explicaba que al enfocarnos en integrar el trabajo con la vida personal en lugar de tratar la vida como un juego de suma cero, ganaríamos claridad y paz.

Esta idea resonó profundamente en mí. Durante mucho tiempo, había luchado con el equilibrio entre mi vida laboral y personal, sintiendo que tenía que elegir entre una u otra. No obstante, al adoptar la perspectiva de la integración, comencé a ver cómo podía combinar mis responsabilidades laborales con mis deseos personales de una manera armoniosa. En lugar de ver mi tiempo como dividido entre trabajo y lo personal, comencé a verlo como un flujo continuo donde cada parte enriquece y se beneficia de la otra.

Esta nueva mentalidad me ha brindado una sensación de libertad y plenitud que antes no conocía. Ahora, cuando estoy en el trabajo, puedo estar completamente comprometida y enfocada, sabiendo que también tengo tiempo y espacio para mis intereses y relaciones personales.

La integración del trabajo y la vida personal ha transformado mi forma de vivir, permitiéndome experimentar una mayor satisfacción en todos los aspectos. Y tú, ¿cómo logras mantener el equilibrio? Me encantaría conocer tus estrategias y experiencias. Cuéntame a través de las redes sociales. Estoy ansiosa por aprender de ti y compartir nuestras formas de lograr una vida plena. ¡Espero tus comentarios!

Compartir