Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Salud y Bienestar: Cómo mantener tu frescura durante el verano

comidas saludables

En verano, donde el calor parece más intenso que nunca, es crucial recordar la importancia de mantenernos hidratados. Además de regular la temperatura corporal, beber suficiente agua ayuda a desintoxicar y fortalecer nuestro sistema inmunológico. Aunque sabemos lo esencial que es, a veces nos cuesta ponerlo en práctica. Aquí te presento algunas recomendaciones para convertir la hidratación en un hábito fácil y prioritario en nuestro día a día.

Aunque la cantidad de agua necesaria varía según el peso, actividad, tipo de cuerpo, edad y más, es recomendable apuntar a tomar al menos la mitad de nuestro peso (en libras) en onzas de agua al día para mantenernos adecuadamente hidratados. Por ejemplo, si pesas 130 libras puedes dividir 130 en 2, te dará 65 onzas de agua al día. Otra fórmula es dividir tu peso en kilos entre 30 para obtener tu cantidad de litros al día. Por ejemplo, si pesas 60 kilos y lo divides en 30 y te dará 2 litros de agua al día.

frutas y verduras frescas

Disfruta de frutas y verduras frescas: Las frutas y verduras de temporada son refrescantes y nutritivas. Opta por sandía, toronjas, duraznos, peras, arándanos, melón, mango, pepino, piña, fresas y otras opciones ricas en agua para mantenerte hidratado. Incluye también vegetales como lechuga, apio, pepino, calabacín y espárragos. También son una excelente fuente de fitonutrientes y antioxidantes.

comida saludable

Evita comidas pesadas: Durante el calor, es preferible optar por comidas ligeras y fáciles de digerir. Elige ensaladas frescas, platos fríos como gazpacho o ceviche, y evita alimentos pesados y grasosos que pueden hacer que te sientas pesado y lento.

carne y productos

Mantén los alimentos perecederos refrigerados: Si estás al aire libre o en un picnic, asegúrate de mantener los alimentos perecederos refrigerados para evitar la proliferación de bacterias. Utiliza hielo o bolsas refrigerantes para mantener los alimentos frescos y seguros para el consumo.

vaso de agua

Limita el consumo de bebidas azucaradas y alcohólicas: Las bebidas azucaradas y alcohólicas pueden deshidratarte más rápidamente. Opta por agua, jugos naturales, té helado sin azúcar o bebidas deportivas para mantenerte hidratado. Si decides consumir alcohol, hazlo con moderación y bebe agua adicional para compensar la deshidratación. Recuerda también que el cafe es un diurético y nos deshidrata.

mujer con sombrero para el sol

Evita las horas pico de calor: Durante las horas más calurosas del día, busca resguardarte en lugares frescos y sombreados. Si planeas actividades al aire libre, elige las primeras horas de la mañana o las tardes, cuando la temperatura es más moderada.

mujer escuchando musica con los ojos cerrados

Escucha a tu cuerpo: Presta atención a las señales de tu cuerpo y siéntete libre de descansar cuando lo necesites. Si experimentas mareos, fatiga o síntomas de deshidratación, busca un lugar fresco, bebe agua y descansa hasta que te sientas mejor.

Recuerda que cada persona es diferente, así que ajusta estos consejos a tus necesidades y preferencias personales. ¡Disfruta de un verano saludable y refrescante!

SOBRE LA AUTORA:

La Dra. Ana Orozco @doctoranaorozco es médico especialista en medicina funcional y medicina de familia. Para más información puede visitar su sitio web www.anaorozcomd.com

Compartir