Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Bora Bora el paraíso de la Polinesia Francesa

La majestuosidad de sus aguas con destellos verdiazules que contrastan con los intensos atardeceres azafranados y lustres arenas, hacen de Bora Bora un verdadero tesoro de la Polinesia Francesa. Esta isla deslumbra por la incomparable belleza de su laguna traslucida turquesa, sus apacibles playas, los arrecifes de coral y una variopinta fauna marina y vegetación tropical que transforman a este paraíso en un destino de ensueño para una escapada romántica o para unas vacaciones de relax total bajo el radiante sol del trópico. 

Esta idílica isla fue la segunda de 118 en ser colonizada por el pueblo polinesio oriental. Para arribar a Bora Bora toma un vuelo hasta Tahití, Moorea o hasta Huahine y, posteriormente, un vuelo nacional desde alguna de estas tres localidades hacia la isla. Sus márgenes están rodeados por diversos motus (islotes) a los que únicamente puedes llegar a través de barcos desde el muelle de Vaitape —la ciudad más grande de Bora Bora—. 

En la isla solo ocurren dos estaciones al año: la estación húmeda (que ocurre entre noviembre y abril) es la fase cuando se suelen presentar algunas tormentas cortas y la estación seca (entre mayo y octubre) es el período cuando las posibilidades de lluvias son bastante escasas y el momento ideal para disfrutar de todas las bondades que ofrece este destino. 

Si bien, pensar en este archipiélago es sinónimo de azuladas aguas, con una superficie de 30.55 km2, Bora Bora, es mucho más que una monumental laguna, por su geografía privilegiada también permite disfrutar de excursiones hacia las montañas y valles, cuyo punto más alto a 727 metros de elevación sobre el nivel del mar es el Monte Otemanu, un extinto volcán desde donde puedes avistar una increíble panorámica de toda la ciudad. 

Las empíreas playas que conforman este archipiélago atraen y enamoran por sus diáfanas aguas que se mueven al compás del envolvente sonido que emana de los ukeleles con notas relajantes de la música típica de la región. Playa de Matira, Le Meridien, playa en la isla Cielo Azul, Jardines de Coral y Puerto Vaitape son solo una muestra de la vasta gama de playas que hacen de Bora Bora un lugar inigualable. 

Para tu confort en Bora Bora y sus alrededores, hay una amplia variedad de alternativas de hospedaje de las más prestigiosas cadenas hoteleras, una de ellas es el Four Seasons Resort ubicado a solo 15 minutos de viaje en barco. Este resort está situado estratégicamente en un motu a orillas de una paradisiaca laguna del pacífico sur, prácticamente tendrás una isla privada para tu disfrute. 

Imagina despertar y contemplar el dorado intenso del sol entremezclado con los matices azules del agua advirtiendo el amanecer. En este hotel desde una suite al estilo bungaló flotando en las pacíficas aguas puedes apreciar la mejor vista de la aurora o del ocaso. Además, desde su piscina de inmersión privada disfrutarás de la coexistencia del colorido de los corales y el increíble espectro de la vida marina que habita en este maravilloso lugar. 

Una experiencia increíble en Bora Bora es bucear en una laguna con tiburones de arrecife de punta negra y mantarrayas, entre otras especies marinas

El InterContinental Bora Bora Resort Thalasso Spa, es otra excelente elección para tu alojamiento. En este majestuoso complejo ecológico puedes deleitarte con los beneficios de la talasoterapia en su exclusivo spa Deep Ocean. Asimismo, este resort cuenta con un gimnasio de cristal donde, a la par de ejercitarte, puedes observar el maravilloso paisaje natural que lo rodea. 

En esta isla la excelencia predomina en cuanto a resorts se refiere, entre los que figuran The St. Regis Bora Bora Resort, Conrad Bora Bora Nui, Le Méridien Bora Bora y más. Para ofrecer la mayor comodidad a sus huéspedes, los complejos hoteleros ponen a disposición de sus clientes embarcaciones privadas e incluso algunos cuentan con el servicio de traslado vía aérea por medio de helicópteros como es el caso de Le Taha’a by Pearls Resorts. Si deseas un tanto más de privacidad puedes alquilar una villa de lujo o bungalós sobre el agua.

Actividades acuáticas y de montaña 

Navegar por sus las imponentes aguas de Bora Bora es una experiencia de ensueño, lo puedes hacer a través de una excursión grupal o alquilando un moderno catamarán, si quieres disfrutar a tus anchas de las maravillas naturales de esta isla. Además, puedes practicar buceo, snorkel y parasailing. 

Si en cambio lo tuyo es la adrenalina, la aventura en parapente es para ti, desde el cielo puedes contemplar la puesta del sol o deleitarte observando los diferentes tonos azulados y verdosos que se entrelazan en la laguna que van desde el índigo hasta aguamarina que mutan según la profundidad del agua. 

Las excursiones y safaris también tienen su encanto. Un paseo por el Monte Otemanu es una parada turística obligada, puedes admirar esta imponente montaña desde un bote o explorar su base por medio de una caminata guiada de seis horas aproximadamente o practicar senderismo. Continúa el recorrido por tierra en un paseo a bordo de un Quad en un tour guiado y disfruta de los paisajes más recónditos del interior de la isla hasta llegar a los impresionantes miradores. 

Una experiencia increíble es bucear en una laguna con tiburones de arrecife de punta negra y mantarrayas, entre otras especies marinas. Esta arriesgada, pero divertida hazaña la puedes realizar a través de cruceros de un día completo, cuenta con guía profesional y un almuerzo de cocina local en una isla privada. 

Para darle un toque romántico a tu viaje visita Tupai, un atolón con forma de corazón situado a 16 kilómetros de Bora Bora. Este pequeño archipiélago desértico está rodeado de cocoteros y es cuna de variedades de aves exóticas y tortugas marinas. Ten presente que en esta isla no hay alternativas de hospedaje porque no cuenta con ningún habitante permanente. Para hacer compras Vaitape es el lugar ideal, en sus proximidades podrás apreciar las virtuosas creaciones de los artesanos locales. Perlas cultivadas de Tahití, joyas de conchas, esculturas de madera, atuendos de playa en fascinantes colores vistosos, aceites y jabones naturales forman parte de la variedad de productos que puedes conseguir.

Gastronomía, cultura y productos típicos 

Cada isla que compone la Polinesia Francesa ha desarrollado su propio arte culinario acorde a lo que la naturaleza les ofrece. La gastronomía en Bora Bora está compuesta por mariscos, cerdo, pescado, langosta, pollo, arroz y frutas tropicales y, obviamente, no hay que pasar por alto la marcada influencia que tiene la cocina francesa en la alimentación polinesia. 

La fusión de los alimentos del mar con la excentricidad de las frutas tropicales hace un híbrido perfecto y dan como resultado platos con un sabor intenso, pero frescos a la vez. Es muy de la cocina polinesia mezclar el pescado con mango o con coco. Un ejemplo de ello es el Poisson Cru, un platillo típico que incorpora pescado crudo curtido en vinagre y limón acompañado de una salsa hecha con leche de coco y trozos de la misma fruta. Por supuesto, las bebidas locales están asentadas en los zumos de las frutas tropicales como mango, banana, coco, piña y melón, entre otras que son las protagonistas. El Pape Haari es la bebida más popular y está basada en la pulpa del coco. No dejes de probar la Pia, su cerveza típica y el Maitai, un refrescante cóctel que combina jugo de piña y de coco, lima, ron blanco y granadina. 

Una vivencia fascinante para los amantes del enoturismo es la posibilidad de realizar múltiples catas de vinos y ron de Tahití, incluso con un maestro sommelier que trabajó para establecimientos con 2 y 3 estrellas Michelin. Este evento lo puedes tramitar a través de Bora Bora Wine Tastings.

Las empíreas playas de Bora Bora atraen y enamoran por sus diáfanas aguas que se mueven al compás del envolvente sonido que emana de los ukeleles

Los restaurantes de alta cocina más reconocidos en la isla, en su mayoría, están ubicados en los complejos hoteleros. El Bamboo Restaurant, Lagoon Restaurant y Farniente Restaurant se encuentran en las instalaciones de The St. Regis Bora Bora resort. El Reff restaurant ofrece su menú en el InterContinental Hotels & Resorts. En Vaitape puedes degustar de la más destacada gastronomía francesa en lugares como Saint james Bora Bora, La Villa Mahana, Le Tipanié Restaurant y Arii Moana, entre otros. La vida nocturna en Bora Bora se disfruta en bares y clubes nocturnos como el bar de vinos La Cave-Bora Bora y Bubble Bar y con paseos a la luz de la luna por la costa. Es estilo de vida en Bora Bora es relajado y espiritual. Su identidad cultural está fundamentada en la danza «Ori» y en los «Tatau» (tatuajes) que tienen un significado importante porque rinden homenajes y evocan a sus ancestros. Si quieres vivir en su plenitud la pureza de la cultura polinesia, desde la primera semana de julio comienza la festividad anual de «Heiva», una hermosa y sentida celebración basada en el respeto por sus antepasados. 

Definitivamente, Bora Bora es un destino mágico para viajar en pareja, en familia o con amigos. Esta isla, se presta para el disfrute pleno de unas relajantes vacaciones sumergidos en la tranquilidad de sus aguas verdiazules que se entremezclan con el colorado de sus arrecifes de coral y el misticismo de sus montañas. Sin duda, un lugar excepcional de la geografía del pacifico sur.

Fotos: Four Seasons Hotels & Resorts y Tahiti Tourisme

Compartir