Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Praga: un viaje al corazón de Europa central 

Praga, la capital de la República Checa, es una ciudad llena de historia, cultura y arquitectura impresionante que te transporta a través del tiempo con sus calles empedradas, sus majestuosos castillos y sus antiguos puentes. Fundada en el siglo IX en la confluencia de dos rutas comerciales, la ciudad se convirtió en un importante centro mercantil en la región de Europa Central y en la capital del Reino de Bohemia, floreciendo bajo el gobierno de la dinastía Premyslid. En el siglo XIV, la urbe alcanzó su época de mayor esplendor bajo el reinado de Carlos IV, quien la convirtió en la capital del Sacro Imperio Romano Germánico. Durante este período, se construyeron muchas estructuras emblemáticas, como el Puente de Carlos, la Universidad Carolina y el Castillo de Praga. El Renacimiento y el Barroco dejaron su huella en la metropoli, notoriamente, en construcciones arquitectónicas icónicas como la iglesia de San Nicolás y El Palacio Schwarzenberg, entre muchos otras.

Praga es un vibrante centro cultural, con una escena artística en constante evolución y una animada vida nocturna 

El nombre checo Praga se deriva de una antigua palabra eslava práh que significa “vado” o “rápido”, en referencia al origen de la ciudad en un cruce del río Moldava, también conocida como “La ciudad de las cien torres”. La Plaza de la Ciudad Vieja es el punto de partida perfecto para comenzar el recorrido y contemplar la imponente Torre del Reloj Astronómico y los hermosos edificios barrocos y góticos. 

Descubre el encanto intemporal y la rica historia de Praga, un destino que cautiva con su impresionante arquitectura y fascinante atmósfera 

Praga es también un vibrante centro cultural, con una rica escena artística y una animada vida nocturna. Los amantes del arte pueden visitar el Museo Nacional de Praga, donde podrán apreciar obras antiguas y contemporáneas de períodos artísticos variados.

La ciudad está llena de galerías de arte y teatros, en la majestuosa sala de conciertos del Rudolfinum hasta en el opulento Palacio Lobkowicz, se puede disfrutar de interpretaciones magistrales de música clásica y de cámara. Estos eventos ofrecen una experiencia única que combina la majestuosa arquitectura con la maestría musical en un ambiente exclusivo y refinado.

La gastronomía también es un atractivo destacado de Praga, los foodies encontrarán mucho que disfrutar, con una deliciosa oferta de cocina local e internacional. Los platos tradicionales, como el goulash, el cerdo asado y los knedlíky (bolas de masa hervida), son una delicia para el paladar. Y, por supuesto, no puedes dejar de probar la famosa cerveza checa, reconocida en todo el mundo por su calidad y sabor.

La oferta gastronómica de Praga es única, destacándose los platos tradicionales checos como el gulash y el cerdo asado 

Al recorrer la ciudad no dejes de visitar El Puente de Carlos con su estructura gótica ornamentado con réplicas de estatuas barrocas que generan un híbrido perfecto que le da un toque mítico a la ciudad. Este es tan solo un abreboca para que continues el paseo por el Museo Nacional donde están exhibidas las obras originales.

En las colinas que dominan la hermosa ciudad se encuentra el Castillo de Praga, uno de los más antiguos del mundo y el más grande de Europa. Desde su fundación por el Príncipe Bořivoj I hasta su transformación en la residencia oficial de los reyes de Bohemia y, más tarde, de los presidentes de la República Checa, esta edificación ha desempeñado un papel crucial en la historia y la política de la región.

Su arquitectura ecléctica es un testimonio de la evolución de los estilos a lo largo de los siglos, con sus imponentes murallas y torres defensivas, esta construcción refleja la riqueza y el poder de sus antiguos gobernantes.

Entre los edificios más destacados de la capital checa se encuentran la Catedral de San Vito, la Basílica de San Jorge y el Palacio Real, obras que engalanan la urbe con sus diversas expresiones constructivas.

Otro sitio a visitar es la Casa Danzante diseñada por los renombrados arquitectos Vlado Milunić y Frank Gehry con un diseño único y una ubicación privilegiada a orillas del río Moldava, esta joya moderna es un imán para visitantes en busca de una experiencia excepcional.

En lo más alto de esta edificación se encuentra Ginger & Fred, un restaurante que combina el refinamiento de la alta cocina con la belleza de los paisajes de Praga. Además de su restaurante de clase mundial, también cuenta con un elegante hotel boutique que ofrece a sus huéspedes una experiencia incomparable con habitaciones decoradas con elegancia y suites con vistas panorámicas del río.

Praga, es un destino que cautiva los corazones de quienes la visitan. Sumérgete en sus calles adoquinadas, maravíllate con sus majestuosos castillos y palacios, y déjate seducir por la magia de esta ciudad que parece sacada de un cuento de hadas. ¡Descubre la belleza eterna de Praga por ti mismo!

Fotos: Foto Matona y Turismo Praga

Compartir