Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Bodegas Cepa 21: vinos de alta gama con tradición e innovación

El vino es el complemento perfecto para acompañar una deliciosa comida, para degustar en buena compañía, para celebraciones o simplemente para liberar endorfinas y relajarse. Los expertos aseguran que tomar vino es un grato ritual, lo cierto es que desde sus orígenes al vino se le ha asociado con el placer, la distinción y la festividad. Su nombre deriva de la palabra sánscrita Vana que significa amor, bien lo comprobaba el pensamiento de José Moro, presidente de Bodegas Cepa 21, «es necesario amar el vino para brillar en el sector. Y por suerte, he heredado una pasión que es el mejor de los legados».

Bodegas Cepa 21 surgió en el año 2000 producto de la visión, pasión, experiencia y conocimiento de toda una vida de su fundador, quien heredó de su padre y de su abuelo el amor por la tradición vitivinícola. Moro ha sido galardonado en varias ocasiones por ser referente y por otros aportes relevantes en el sector. Recibió el premio Ponce de León 2020, la Medalla Europea al Mérito en el Trabajo y el reconocimiento como CEO más influyente del año 2020 por solo nombrar algunas distinciones. Cepa 21 está ubicada en Castrillo de Duero en la zona conocida como la Milla de Oro en Valladolid, España. Cuenta con unos 4.600 metros cuadrados y su terroir es un híbrido perfecto entre el acervo de sus ancestros y lo vanguardista.

La ubicación de sus viñedos permite plantar en diferentes latitudes, con alturas comprendidas entre los 750 metros y los 900 metros de altitud con orientación al norte. Esta geografía privilegiada produce una maduración progresiva más lenta que permite una uva más concentrada, rica en frescor y complejidad. Las 50 hectáreas de plantación que conforman sus viñedos cuentan con suelos de arenas limosas, arcillas y calizas. Su variedad emblema es la tempranillo, el tinto fino, robusto y elegante.

La arquitectura de la bodega Cepa 21 refleja sencillez y minimalismo. Resalta su sala subterránea de crianza donde se encuentran los barriles de roble francés armoniosos y equilibrados tanto en temperatura como en humedad. Otro espacio que destaca es el área de fermentación con modernos depósitos de acero inoxidable que almacena unos 20.000 litros.

Comercialización y distribución

La comercialización de la bodega está dirigida a vinos de Ribera de Duero de alta gama, enfocados en cinco series con la variedad tempranillo como estandarte: Hito Rosado, Hito, Horcajo, Malabrigo y Cepa 21, siendo este último el «buque insignia» de la bodega que se vendimia en 2002 por primera vez. Cada simboliza la sapiencia y la experiencia de la tradición familiar entremezclada con el sello personal creativo y distintivo de su creador José Moro.

La bodega además de estar muy bien posicionada en España y de haber conquistado el mercado europeo, también tiene presencia en más de 40 países de América y Asia con una cobertura superior a 80% en Estados Unidos (Wine 41). México, India, Filipinas, República Dominicana, Rusia, China, Puerto Rico, Panamá, Uruguay, Ecuador y Colombia son solo algunos de los países donde Cepa 21 entró al mercado pisando fuerte. La exportación de esta bodega representa el 25% de su facturación global.

Enoturismo en Cepa 21

Puedes visitar Cepa 21, caminar por los viñedos y recorrer la bodega, así como conocer el proceso de crianza y saborear la gama de sus vinos. Hay dos tipos de tours para disfrutar de sus parajes.

La experiencia Raíces que incluye un recorrido por los viñedos y por la bodega. El itinerario finaliza con la cata de su vino tinto más joven Hito, el insigne Cepa 21 y el emblemático Malabrigo acompañados por una exquisita variedad de tapas. Esta experiencia tiene una duración aproximada de 1:15 minutos.

La experiencia Tinto Fino comprende el mismo itinerario que el tour Raíces, la diferencia radica en la cata que abarca la gama completa de los productos de la bodega con un maridaje que se acopla armoniosamente a cada uno de los vinos. Esta experiencia tiene una duración aproximada de 1:30 minutos.

Puedes aprovechar tu visita a la bodega y deleitarte con alguna de las opciones gastronómicas que ofrece el Restaurant Cepa 21 incluidos el menú de 16 o el de 11 pasos basados en las recetas tradicionales de la zona y preparados por el afamado y premiado chef Alberto Soto.

Notas de cata

Cepa 21. Este tempranillo completamente varietal fue el pionero y, como su nombre lo indica, representa la esencia de la bodega por su intensidad, complejidad y elegancia. 18 días dura su proceso de fermentación en depósitos de acero inoxidable para luego culminar su crianza en barricas de roble francés. Posee un color granate con buen cuerpo y equilibrio, a través de sus aromas de frutos rojos y negros deja un final de boca prolongado y placentero. En nariz es limpio y expresivo.

Malabrigo. Es un vino emblemático de altura, elegante y sofisticado. Este vino es un homenaje que rinde la bodega al hombre trabajador del campo, que lucha constantemente contra las inclementes condiciones climatológicas que varían extremadamente entre el día y la noche. De color rojo profundo con matices de frutos negros y especias se intensifican con el envejecimiento de la madera de roble francés y dan como resultado un vino equilibrado, potente y con cuerpo. En nariz es intenso y elegante.

Horcajo. Este monovarietal estructurado de altura representa la confluencia de lo tradicional y lo vanguardista de los viñedos de la familia Moro. Goza de un color rojo fuerte y un sabor potente pero afable con un tanino redondo. En nariz es intenso y predomina la carga aromática de los frutos negros.

Hito. Es un tinto joven envolvente y fresco que nace de las áreas más bajas del viñedo que le otorgan una estructura media. Es de un llamativo color rojo cereza con vestigios violáceos, equilibrado y fino de gran suavidad al final de boca. En nariz es expresivo y sobresalen las notas de frutos rojos.

Hito rosado. Es el tempranillo más aromático de la bodega. Es el único vino de la bodega que posee un delicado e incólume color rosa brillante, es fermentado a 14° C para su posterior crianza sobre lías. En nariz es fresco y complejo con predominancia de aromas cítricos de frutos rojos con un guiño de notas florales blancas.

Definitivamente, la experiencia de un legado de más 100 años de la familia Moro se aprecia y se valora en los vinos creados por su tercera generación. José Moro con la pasión por su terruño, su constancia, creatividad y sabiduría en el área vitivinícola logró fusionar la tradición con originalidad e innovación para lograr los más exclusivos «vinos con alma».

Compartir