Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

El glamour del mundo ecuestre en la última edición del Royal Ascot 2023

jinete ecuestre

El Royal Ascot es uno de los eventos más esperados y prestigiosos del calendario de carreras de caballos en el Reino Unido. Celebrado anualmente en el verano, este espectáculo de cinco días reúne a la realeza, a la alta sociedad y los amantes del mundo ecuestre para disfrutar de emocionantes carreras y un ambiente lleno de glamour. Ubicado en el impresionante hipódromo de Ascot, en Berkshire, Inglaterra, este evento cuenta con una historia que se remonta a más de 300 años.

Fundado en el 1711 por la Reina Anne de Gran Bretaña, es uno de los Hipódromos más prestigiosos no solo en el Reino Unido, sino que también del mundo. Actualmente Ascot celebra 13 Clásicos de Grado uno en su temporada de carreras purasangre, una tradición arraigada en la cultura británica que se ha convertido en un símbolo de distinción y sofisticación.

Una de las características más notables del Royal Ascot es el estricto código de vestimenta que se aplica en sus instalaciones. Las damas deben lucir elegantes sombreros o tocados, mientras que los caballeros deben portar trajes de chaqueta y corbata. Esta exigencia asegura que la moda y el estilo sean parte integral del evento, añadiendo un toque de clase y distinción.

Rey Carlos y Reina Camila

Como es tradición el Rey Carlos y la Reina Camilla se fotografiaron junto al caballo ganador al terminar la carrera

La pista principal, conocida como “Ascot Heath”, es el lugar donde se disputan algunas de las carreras de caballos más emocionantes del mundo. Con su césped perfectamente cuidado y su paisaje impresionante, es el escenario ideal para presenciar las hazañas de los mejores jinetes y corceles de la industria.

jinete ecuestre

Pero el Royal Ascot no se trata solo de carreras. También es un evento social de primer nivel, donde la alta sociedad se mezcla y disfruta de una atmósfera llena de encanto y camaradería. Las exclusivas zonas de hospitalidad ofrecen una experiencia única, con exquisitos menús, champán fluyendo y vistas privilegiadas de la pista. Uno de los momentos más esperados del Royal Ascot es la Royal Procession y este año no fue la excepción.

Como es tradición el Rey Carlos y la Reina Camilla fueron acompañados por la familia real británica quienes llegaron en carruaje real para inaugurar el evento. Históricamente, esta cita fue una de las favoritas de la Reina Isabel, y este es el primer año en que los miembros de la realeza asistieron sin la difunta matriarca. La difunta Reina tenía pasión por las carreras de caballos y disfrutaba muchísimo asistiendo al evento. Fue un momento lleno de emoción, tradición y majestuosidad, que destaca la importancia histórica y cultural de esta reunión ecuestre.

En el cuarto día de carreras vimos a William y Kate, que hicieron su primera aparición como príncipes de Gales en el Royal Ascot. Kate lucía encantadora con un vestido rojo brillante de Alexander McQueen y un sombrero de Philip Treacy. Los príncipes llegaron a la actividad montados en un carruaje real, junto a la Princesa Beatriz y Edoardo Mapelli Mozzi. El último día de carreras se les unieron a la celebración varios miembros de la familia real extendida, incluyendo a los hijos del Príncipe Michael de Kent, Lady Gabriella Windsor y Lord Frederick Windsor. Como ya es tradición, el Royal Ascot concluyó con la carrera Queen Alexandra Stakes, una prueba de resistencia que atrae a los mejores corredores de larga distancia del mundo. Los espectadores disfrutaron de emocionantes apuestas y animaron a sus favoritos mientras se deslizaban por la pista en busca de la victoria. En esta ocasión, Desert Hero y el jinete Tom Marquand protagonizaron una emocionante actuación en el Royal Ascot para darle al Rey Carlos III su primera victoria en el prestigioso festival de carreras de caballos.

ganador equestre
William y Kate
jinete ecuestre

Fotos cortesía de Ascot Racecourse

Compartir