Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Estée Lauder y su compromiso con la lucha contra el cáncer de seno

En 2021, más de 40 Primeras Damas de todo el mundo participan en la Iniciativa de Iluminación de Monumentos Globales

Octubre se tiñe de rosa por una noble causa: la concienciación sobre el cáncer de seno. En esta bella iniciativa se destaca el compromiso de Estée Lauder en la lucha contra esta enfermedad, una causa que ha abrazado con elegancia y pasión.

la lucha contra el cancer de ceno

El Mes de Concienciación sobre el Cáncer de Seno tiene una rica historia arraigada en la educación y hechos interesantes. Fue en octubre de 1985 cuando la American Cancer Society y AstraZeneca llevaron a cabo la primera iniciativa organizada en los Estados Unidos para llamar la atención sobre el cáncer de seno durante una semana. Luego, en 1989, Evelyn Lauder, en ese entonces vicepresidenta senior y líder del desarrollo global de fragancias en la empresa que ella y su esposo Leonard fundaron, se unieron a la causa tras ella haber sido diagnosticada con cáncer de mama en su fase inicial. Desde entonces, estas campañas, bajo el liderazgo de Estée Lauder, han crecido en alcance y tamaño, con el objetivo de aumentar la concienciación sobre la enfermedad, educar sobre métodos de prevención y detección temprana, y recaudar fondos para la investigación. Hoy en día, estas iniciativas se han expandido a nivel mundial, mostrando cómo la solidaridad y la concienciación no conocen fronteras.

A lo largo de los años, el icónico lazo rosa, lanzado en 1992, se ha convertido en el símbolo distintivo de esta lucha. Este símbolo salió a la luz pública por primera vez en una campaña que la empresa creó en colaboración con la revista Self, en la que se distribuyeron millones de lazos rosados en los mostradores de maquillaje de Estée Lauder en todo el país. Junto con los lazos, se proporcionaba información sobre cómo realizar autoexámenes de seno adecuados. Y así comenzó todo.

En 2010, La campaña estableció un récord  Guinness por “Mayor cantidad de monumentos iluminados por una causa en 24 horas”

En el 2000, Estée Lauder lanzó la Iniciativa de Iluminación a nivel global para centrar la atención en la importancia de la salud mamaria, iluminando de manera simbólica 26 monumentos
en 22 países

En 2008, se lanza una iniciativa designando a varios “Embajadores Mundiales del Lazo Rosa”

Poco a poco, la compañía comenzó a trabajar con edificios icónicos, primero en Nueva York y luego en otras ciudades, para iluminar fachadas en rosa, mostrando así su apoyo a la causa. Un hito significativo en la historia de la campaña de Estée Lauder tuvo lugar en el año 2010, cuando la organización ganó el prestigioso Premio Guinness por iluminar una impresionante cantidad de edificios alrededor del mundo en color rosa, el color emblemático de la lucha contra el cáncer de seno. Este evento no solo fue un logro extraordinario en términos de concienciación, sino que también mostró la capacidad de Estée Lauder para movilizar a personas y comunidades en todo el mundo en una causa común. A través de estos esfuerzos, la fundación benéfica de The Estée Lauder Companies ha logrado recaudar más de 118 millones de dólares para financiar investigaciones globales, programas educativos y servicios médicos que salvan vidas. Además, de estos fondos, más de 93 millones de dólares han sido asignados a la investigación médica a través de la Breast Cancer Research Foundation® (BCRF), otra organización sin fines de lucro dedicada a impulsar las investigaciones más prometedoras a nivel mundial con el objetivo de erradicar el cáncer de mama.

Sin dudas, Estée Lauder ha demostrado que el mundo de la belleza y la concienciación pueden converger en una causa noble. Con la concienciación, la solidaridad y el compromiso, seguimos avanzando en esta importante lucha.

Evelyn Lauder fue la artífice de  esta grandiosa labor
El Museo Nacional de Historia Americana del Smithsonian realizó una exhibición destacando la historia de la filantropía en la lucha

Fotos cortesía de Estée Lauder companies

Compartir