Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Innovación culinaria en el restaurante Alchemist de Copenhague

El Chef danés, Rasmus Munk, con tan solo 31 años de edad, ha logrado transformar la conciencia gastronómica mundial con su galardonada propuesta culinaria Alchemist en Copenhague, Dinamarca. Mezclando mágicamente teatro, arte y crítica social, Munk nos deleita con una experiencia sensorial mas allá del paladar, que se ha definido con el término de cocina holística. Vale la pena recalcar que Alchemist abrió sus puertas en 2019 y en menos de un año ya contaba con dos estrellas Michelin. El local, de 23,000 pies cuadrados, se utilizó anteriormente como taller del Teatro Real Danes, donde se almacenaban los props y se preparaban los escenarios.

Su propuesta culinaria es toda una puesta en escena que comienza al pasar por las enormes puertas de bronce, que pesan dos toneladas, diseñadas por la artista danesa Maria Rubinke.

Mezclando mágicamente teatro, arte y crítica social, Munk nos deleita con una experiencia sensorial mas allá del paladar, que se ha definido con el término de cocina holística

Ya adentro, el comensal es invitado a disfrutar de varias salas sensoriales durante la experiencia gastronómica. Uno de los salones cuenta con un tema musical en colaboración con la orquesta sinfónica Copenhagen Phil, mientras que en otra area del local, una instalación de arte en rosa nos invita a contrastar entre las reglas sociales autoritarias y el anhelo a la libertad.

La experiencia en Alchemist consta de 50 “impresiones”, la mayoría de ellas comestibles, presentadas sobre cinco actos, para el deleite de 48 comensales cada noche. En las cuatro a seis horas que dura normalmente una visita a Alchemist, los comensales disfrutan de un recorrido visual creado con imágenes y videos proyectados sobre las paredes, que transporta a los presentes al espacio, una impactante aurora boreal, la profundidad de los océanos y hasta unos maravillosos bosques frondosos.

Para Munk, todo cuenta en su propuesta de cocina holística, siendo la comida, el actor protagonista de su puesta en escena. Apoyándose en un equipo de 38 cocineros, expertos en ciencia alimentaria, dramaturgos, ingenieros de sonido e imagen, y animadores teatrales, Munk logra crear una experiencia única, con la finalidad de no solo satisfacer el paladar, sino crear conciencia.

En sus platos se puede apreciar la influencia de la cocina española y vasca, basada en la trayectoria laboral que Munk lleva dentro de su andar. Entre sus 50 “impresiones” encontrarás opciones diversas que van desde cocina molecular hasta platos pequeños estilo pintxos y tapas, los cuales utiliza magistralmente como herramientas de comunicación.

El Alchemist, nos invita por medio de su propuesta, a la reflexión física, emocional y espiritual como los tres pilares holísticos más relevantes en el ser humano. Sus platos invitan al análisis de la contaminación ambiental por el uso del plástico, el cautiverio de los animales y el uso indiscriminado de los antibióticos en la industria cárnica, entre otros temas. Todo esto develado a medida que transcurren los actos. Definitivamente Alchemist es una experiencia digna de vivir y fácil de recomendar.

Compartir