Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Un clásico con estilo: el pañuelo de bolsillo nunca pasa de moda 

Desde la antigua nobleza hasta la era moderna, los pañuelos de bolsillo han recorrido un largo camino, comenzando como un símbolo de estatus entre la aristocracia hasta convertirse en un elemento versátil y expresivo de la moda contemporánea. Su historia se entrelaza con la evolución de la moda, reflejando tanto cambios culturales como avances tecnológicos.

En Egipto, se dice que la clase noble utilizaba trozos de tela perfumada, preferiblemente roja, como un signo de opulencia para disimular los malos olores. Esta práctica se extendió por Asia y llegó a Europa, donde la aristocracia adoptó los pañuelos como un accesorio esencial. Por otro lado, en Roma, los pañuelos de bolsillo se utilizaban comúnmente para señalar el inicio de los combates de gladiadores. En la Edad Media, los pañuelos eran un símbolo externo del amor, pero regalarlos se consideraba un presagio de mala suerte. Durante el Renacimiento italiano, resurgió su uso, aunque con leyes especiales que los limitaban a la nobleza. El pañuelo de bolsillo, conocido como fazzoletto en Venecia en los años 1540, era principalmente usado por las “damas de la noche”.

En el siglo XIX, la Revolución Industrial facilitó su producción en masa, haciéndolos más accesibles para la clase media emergente. En ese momento no solo eran un accesorio de la élite, sino también un símbolo de aspiración social. Los materiales, diseños y técnicas de plegado se diversificaron, reflejando la variedad de gustos y estilos de la época.

Esmoquin con pañuelo, de THE HOUSE OF SUITS

Lo cierto es que en la actualidad, los pañuelos de bolsillo han evolucionado más allá de su función decorativa original. Además de ser un complemento elegante para el atuendo, cumplen una variedad de propósitos prácticos, desde limpiar gafas hasta secar lágrimas. Es imprescindible mantener la pulcritud del pañuelo en todo momento.

Además de su utilidad práctica, los pañuelos de bolsillo también son una forma de expresión personal. Los distintos estilos, colores y estampados permiten a las personas mostrar su individualidad y complementar su estilo personal. Son un accesorio ideal para resaltar la elegancia y formalidad sin necesidad de recurrir a la corbata o el lazo. Asimismo, ofrecer un pañuelo a alguien en necesidad es un gesto de cortesía y empatía que trasciende las barreras culturales y lingüísticas.

También hay muchas maneras de llevar un pañuelo en el bolsillo, y la elección dependerá de varios factores, como la forma y diseño del pañuelo, y si se está vistiendo de manera formal o informal.

Una forma común y elegante de llevar un pañuelo es el plegado plano, a menudo llamado “presidencial”, en el que el pañuelo se dobla en un ángulo recto para que entre perfectamente en el bolsillo, mostrando aproximadamente un dedo de pañuelo en el exterior con los pliegues visibles en lugar de los bordes. Esta forma es la más adecuada para un traje formal.

Dependiendo de cómo se doble el pañuelo, se pueden mostrar uno, dos, tres o incluso cuatro picos del pañuelo de manera alineada y sin dificultad. Estas alternativas son ideales para pañuelos cuyos bordes han sido trabajados especialmente en un plegado excelente o en un doble color.

Traje sastre de THE HOUSE OF SUITS

El pañuelo de bolsillo, conocido como pochette en francés, pocket square o handkerchief en inglés, es un detalle que complementa la indumentaria masculina y demuestra el buen gusto en el vestir.

Por otro lado, está la opción del puff, en la que el pañuelo se muestra de forma abultada con las puntas y bordes ocultos. Esta es la forma más informal y es ideal para pañuelos estampados, como aquellos con lunares pequeños. Otras alternativas comunes incluyen el winged peak (un pico que muestra solo los pliegues y oculta los bordes), angled peaks (que muestra tres o cuatro picos plegados lateralmente), la rosa (enrollando el interior del pañuelo para simular la copa de una rosa) y la escalera (mostrando tres “falsos picos” ascendentes). Dependiendo de la habilidad artística de cada persona, se pueden crear nuevas alternativas con la ayuda de técnicas y trucos del origami japonés si se busca ser realmente original.

La historia del pañuelo de bolsillo es un testimonio del ingenio del hombre y su capacidad para transformar objetos simples en símbolos de identidad y funcionalidad. Para nosotros en S Revista el pañuelo de bolsillo preserva el toque romántico del caballero con estilo. ¿Qué esperas para comenzar una colección que defina tu look único?

Fotos: cortesía DE THE HOUSE OF SUITS 

Compartir