Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

El Vaquero Cubano: la odisea musical de Orlando Mendez

Conocido como el Cuban Cowboy, el artista fusiona perfectamente la música country con las narrativas de su herencia cubana, rindiendo homenaje a sus raíces. Aunque no ha puesto un pie en Cuba, sus canciones resuenan con múltiples generaciones de cubanoamericanos, quienes encuentran orgullo en su música y sienten una profunda conexión con su narrativa. Para mí fue una experiencia maravillosa sentarme a conversar con Orlando para conocer su historia, sus planes futuros y su perspectiva única sobre la preservación de su identidad cultural a través de la música. Esto fue lo que nos contó:

Tu canción “Motherland” tiene un significado profundo. Cuéntame sobre la inspiración detrás de este tema y qué significa para ti personalmente.

Esta es probablemente una de las canciones más personales que he escrito hasta ahora. Realmente es una canción que surge desde lo más profundo de mi corazón. Es la historia de mi familia. Mis abuelos fueron agricultores de tabaco en Cuba durante generaciones antes de que el régimen de Castro viniera, les expropiara su tierra y su sustento, y los dejara con una elección. Ellos tuvieron que decidir entre quedarse, sabiendo que todo lo que habían logrado ahora pertenecía al gobierno o salir del país, solo te vas con la ropa que llevaban puesta. Fue así como eligieron buscar una vida mejor. Llegaron a Puerto Rico, luego a Miami, donde nacieron mis padres y les dieron una vida mejor, lo que a su vez hizo que yo tuviera un futuro mejor. Por eso les debo todo a mis abuelos. Escribí esta canción para honrarlos. Pero, ya sabes, la canción es más grande que eso. Es una canción sobre el sacrificio, sobre honrar a quienes vinieron antes que tú, y sobre un profundo amor por tus raíces.

Cuando comencé a tocar música country en Miami, fue un shock para algunas personas… En uno de los conciertos, alguien gritó: «¡El vaquero cubano!»

¿Cómo sientes que tu herencia ha influido en tu identidad y tu música?

Mi herencia tiene una enorme influencia en mi música. Me hace ser quién soy, como dice la canción. Aunque canto música country, que es muy diferente de la música que escuchaba cuando crecía, traigo los sabores de quién soy a mi música. En esta canción puedes escuchar algo de guitarra clásica, por ejemplo, que añade un toque de mis raíces cubanas. Siempre intento incorporar y agregar pequeños elementos de mi herencia.

La música country no suele asociarse típicamente con la cultura cubanoamericana. ¿Qué te atrajo a este género y cómo incorporas tu herencia cubana en tu música?

Bueno, pues, lo encontré bastante joven. Creo que me introdujeron a él a través de Darius Rucker. Obviamente, crecí con su canción, “Only Wanna Be With You” ya sabes, cantándola los domingos después de que perdieran los Dolphins y estar decepcionado. Así que, me metí primero con él porque reconocí su voz desde mi infancia. Empecé a amar su música country y las nuevas cosas que estaba sacando. Eso me abrió un mundo donde descubrí a otros artistas como Blake Shelton, Dierks Bentley y Billy Currington. Se convirtieron en grandes inspiraciones para mí. Me enamoré de la narrativa, las letras y los ritmos. Fue un mundo completamente nuevo para mí y pensé que era realmente genial.

Creciendo en Miami y ahora viviendo en Nashville ¿Cómo encuentras que los dos paisajes culturales moldean tu estilo musical y tu composición de canciones?

Ha sido inspirador mudarme a Nashville y dejar a mi familia en Miami. Mi corazón sigue estando en Miami y planeo volver allí algún día pronto. Estoy usando toda esa inspiración en mis canciones. Ahora estoy trabajando una canción llamada “Miami or Me”, que tiene muchos elementos de Miami. Definitivamente traigo esa inspiración al mundo de la música country aquí en Nashville.

The Cuban Cowboy es un nombre único. ¿Cómo se te ocurrió y qué representa para ti?

Cuando comencé a tocar música country en Miami, a pesar de su creciente popularidad, fue un shock para algunas personas. Sin embargo, resultó ser el momento adecuado. Tocamos en algunos bares nuevos, y la gente reaccionaba de manera interesante: “¿Está tocando música country? ¿Pero ese tipo es cubano, verdad? ¡Suena a Miami!”. En uno de los conciertos, alguien gritó: “¡El vaquero cubano!”. Me pareció gracioso y genial, así que adopté el apodo. El apodo de mi papá es “Guai” porque sus amigos siempre le molestan diciendo que es un guajiro. Mis abuelos eran realmente guajiros en Cuba, así que me pareció adecuado.

Hacer la transición de una carrera de actuación a perseguir tu pasión por la música country es un gran salto. ¿Qué motivó esta transición y cómo ha moldeado tu viaje hasta ahora?

Todo esto sucedió después de que comenzara el COVID-19. Llegué a actuar en Miami y en Nueva York donde estuve en varias audiciones para obras de teatro y haciendo algunos comerciales. Todo iba bien pero cuando llegó el COVID-19 todo se detuvo. Tuve mucho tiempo para considerar qué iba a hacer con mi vida y fue como decidí aprender a tocar la guitarra. Anteriormente había escrito canciones pero nunca había tenido la habilidad de ponerles música, eran solo poemas. Finalmente, me concentré y logré hacerlo. Y así fue como se abrió este mundo de la composición de canciones. Me incliné hacia la combinación de los ritmos y la música country, y así fue cómo empecé a escribir. A medida que las cosas se fueron abriendo, empecé un grupo de música y fue un paso muy natural. Todo encajó de la manera que debía y esa experiencia me llevó a este punto en el que estoy ahora.

La experiencia en “The Voice” me enseñó mucho, sobre todo a aceptar quién soy y que es lo que me hace único. Fue una experiencia increíble

¿Tenías alguna experiencia con instrumentos musicales antes, o fue solo durante la pandemia de COVID-19 que decidiste comenzar a tocar música?

Nunca antes había tocado un instrumento musical. Intenté aprender a tocar la guitarra un par de veces, pero no fue consistente. Cuando era más joven, no tenía la paciencia para ello. Finalmente, decidí dedicarme y dije: “No, esta vez sí lo voy a lograr”. Tengo que confesar que YouTube fue un maestro ejemplar en ese aspecto.

Cuando te presentaste en The Voice, los cuatro coaches voltearon sus sillas al unísono. ¿Cómo fue esa experiencia? 

Fue una experiencia surrealista. Entré rezando para que alguien volteara su silla y poder pasar al próximo episodio. Pero el ser elegido y seguir adelante en la competencia fue algo inesperado. Esa experiencia me dio mucha confianza en mí mismo. Algunas personas han estado haciendo esto toda su vida, así que empezar hace poco y tener este éxito ha sido surrealista. Tengo amigos que han estado tocando la guitarra desde que tenían seis años y que nunca han conocido una vida sin una guitarra en la mano. Yo comencé tarde en esto, pero The Voice me dio la confianza para saber qué puedo jugar en este juego. Me considero bendecido con la oportunidad que me ha dado la vida. La experiencia en el concurso me enseñó mucho, sobre todo a aceptar quién soy y que es lo que me hace único. Fue una experiencia increíble. 

¿Qué pueden esperar los fans en términos de temas y narrativa en tu música? 

Este verano tengo un nuevo EP en camino. Se trata mi proyecto debut. Todavía estamos decidiendo el título, pero «I Know Where I am Right Now» es una de las opciones. Será un disco sincero, reflejando elementos de Miami, mis raíces y mi historia. Por su puesto que mi fans esperan algunos sonidos country, pero será algo muy especial. Espero que lo disfruten

Compartir