Federico y Mary de Dinamarca: Nuevos reyes inician una nueva era

La abdicación de la reina Margarita II de Dinamarca –la primera abdicación de un soberano danés en los últimos 900 años, fue de Erik III en 1146–, fue una sorpresa durante su discurso de fin de año, transmitido por radio y televisión que emite anualmente el 31 de diciembre a las 6:00 p.m. Esa tradición comenzó en 1941 cuando Christian X, su abuelo paterno, hizo su primera transmisión radial. 

Federico IX, el padre de Margarita, ascendió al trono en 1947 y reinó hasta su fallecimiento en 1972, fecha en la cual Margarita II fue proclamada reina, la primera soberana en la Casa de Glücksborg, que en 2023 celebró 150 años como la dinastía regente en la Casa Real de Dinamarca. El Acta de Sucesión de 1953 estipulaba la primogenitura de los descendientes de Christian X y su esposa Alexandrine, teniendo preferencia masculina; acorde a la enmienda de 2009, premia la primogenitura sin preferencia de género tras el fallecimiento del soberano. 

El proceso cambió drásticamente con la abdicación de Margarita II. El 14 de enero –fecha que coincidió con el 52 aniversario de su ascenso al trono danés–, la reina firmó el acta de abdicación frente al gobierno durante un Consejo de Estado y automáticamente su primogénito se convirtió en rey. 

Ante una multitud de 100,000 personas, desde el balcón del palacio de Christiansborg, Federico –vestido con uniforme militar–, fue proclamado rey por Mette Frederiksen, la primera ministra danesa. El palacio de Christiansborg es la sede del gobierno donde radica el parlamento. Tras exclamar “¡Larga vida a su Majestad el rey Federico X!”, Frederiksen se marchó dándole paso a Mary –vestida de blanco con una creación del diseñador danés Soeren Le Schmidt con accesorios de diamantes y rubíes–, transformada en reina y condesa de Montpesat; la primera reina danesa que no proviene de la nobleza, pero goza de enorme popularidad. 

Después que los reyes saludaron, aparecieron sus cuatro hijos: Christian, el primogénito nacido el 15 de octubre de 2005, convertido en príncipe heredero. Le siguieron sus tres hermanos: la princesa Isabella, nacida el 21 de abril de 2007; y los gemelos: Vincent y Josephine, nacidos el 8 de enero de 2011. Fue en una sencilla ceremonia exenta de pompa, típica del país nórdico. No obstante el frío, el público les aclamaba cálidamente, motivo por el cual regresaron al balcón por segunda vez y antes de marchar Federico y Mary se besaron, humanizando aún más la ceremonia.

No obstante que Mary es la primera reina de origen australiano, sus raíces están en Escocia. Allí nacieron y se casaron sus padres en 1963, el mismo año en que emigraron a Australia donde Mary Donaldson nació el 5 de febrero de 1972, siendo la menor de cuatro hermanos.

La formación académica de los nuevos monarcas los llevó por diferentes caminos, en el caso de Federico concluyó en la Universidad de Harvard en 1993, con una especialización en ciencias políticas. Después estuvo destacado en la misión danesa de New York en 1994 y a partir de 1998, sirvió un año en la embajada de París. Paralelamente recibió formación militar enfocada en la defensa.

Mary Donaldson se graduó en 1994 con una Licenciatura en comercio y derecho de la Universidad de Tasmania. Después de viajar por Estados Unidos y Europa, trabajó unos meses en Edimburgo y en 1999 regresó a Australia donde estuvo hasta 2002 cuando regresó a Europa; más tarde ese año aceptó una posición con Microsoft Business Solutions en Dinamarca. Entre 2008-2023, la futura reina recibió formación militar, recibiendo grado de comandante de la guardia nacional.

El 14 de mayo de 2004, el príncipe heredero contrajo matrimonio con Mary Donaldson. Se conocieron en 2000 cuando Federico y su hermano Joachim asistían a las Olimpiadas acompañados por otros integrantes de la nobleza europea, entre ellos Felipe de Borbón. Fue el futuro rey español, quien conocía a una amiga de Mary, presentó a los futuros reyes daneses. Coincidieron en el bar y restaurante mexicano del Slip Inn en Sydney, durante los juegos olímpicos de verano. Mary ha declarado que no reconoció a Federico cuando les presentaron. Desde ese momento se mantuvieron conectados discretamente, aunque viajaban para encontrarse, hasta que el semanario danés Billed Bladet la identificó como “la novia de Federico”. En septiembre de 2003 la corte anunció la intención de la reina de aprobar el noviazgo, y en octubre de ese año el noviazgo de la pareja se oficializó. Federico le entregó un patriótico anillo de compromiso: un diamante de 1.5 quilates con talla de esmeralda anclado por dos baguettes de rubíes, reflejando los colores de la bandera danesa.

Previo al matrimonio Mary recibió la ciudadanía danesa y se convirtió al luteranismo. La ceremonia tuvo lugar en la catedral de Nuestra Señora en Copenhague. Mary lució un diseño de Utte Frank, y llevó el velo de encaje irlandés previamente usado por miembros de la casa real danesa que sostuvo con una tiara de diamantes regalo de sus suegros. Después del matrimonio recibió el título de princesa heredera. Durante los 20 años que lleva bajo la lupa del público se ha distinguido por un estilo clásico y elegante, moderno y práctico, con una propensión a la sostenibilidad y reciclaje. 

La nueva monarquía danesa con Federico y Mary a la cabeza será muy diferente a la previa: los nuevos monarcas tienen una actitud mucho más abierta y trato público más relajado, evidente con el beso en el balcón. Por otra parte, mientras que a Margarita le interesan las artes, a Federico le son importantes los deportes y los temas relacionados con el medio ambiente. Paralelamente, Mary está enfocada en temas sociales; desde la Mary Foundation defiende los derechos de las mujeres y niños, los sobrevivientes de abuso doméstico, el apoyo y la protección a las víctimas de intimidación, abuso y acoso; también se ha proyectado en contra de la discriminación y agresión hacia individuos por su orientación e identidad sexuales. 

En su debut oficial, el día después de ser proclamados monarcas, los nuevos reyes asistieron al parlamento danés acompañados de su hijo Christian. Allí se encontraron con Margarita y su hermana, la princesa Benedicta; también asistió el príncipe Joachim quien viajó desde Washington para acompañar a hermano en la proclamación. Sentado en primera fila junto a la reina e hijo, el rey dijo, a través de la primera ministra, ya que el soberano no se dirige directamente a los legisladores: “Comenzamos nuestra labor responsable como rey de Dinamarca convencido de que el parlamento danés se nos unirá para colaborar a favor del reino”. 

En el discurso de bienvenida a los reyes, el presidente del parlamento, Søren Gade, dijo: “Me siento confiado de que el rey Federico será excelente para todo el reino danés. Y tiene a su lado tiene a su inteligente y popular esposa, la reina Mary”.

Buen inicio para una nueva era en Dinamarca.

Tras su proclamación, el Rey ha salido a saludar al balcón junto a toda su familia
 Emotivas miradas entre el rey Federico y la reina Mary.
La reina Mary ha decidido vestir de blanco el día de la proclamación, con un sobrio vestido con sello danés.
El monograma que ha elegido el soberano consiste en dos letras Fs (la inicial de su nombre) que se entrelazan entre sí con una X
Foto oficial de los nuevos reyes de Dinamarca, Federico X y su esposa la reina Mary
Tras la proclamación de su padre, el príncipe Cristian se convierte en el heredero al trono del Reino de Dinamarca
La reina Margarita II de Dinamarca, quien de manera sorpresiva, anunció en diciembre su abdicación al trono, en favor de su hijo primogénito

Fotos de @ Kongehuset  

Compartir