Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Joshua Bell: la música como puente sociocultural

Con una carrera de cuatro décadas, desde que debutó a los 14 años con Riccardo Muti dirigiendo la Orquesta de Filadelfia, Joshua Bell ha interpretado a los grandes compositores con las más importantes orquestas alrededor del mundo. Nacido en Bloomington, Indiana —donde lo aprecian como una “leyenda viva” el 9 de diciembre de 1967, a Bell lo han catalogado un “niño prodigio”—. Comenzó a tocar el violín desde que contaba 4 años cuando sus padres le regalaron su primer instrumento, adaptado para su edad. Recibió sus primeras clases de violín con Mimi Sweig, tuvo su primera presentación pública a los 7 años, y más tarde estudió con el famoso violinista Joseph Gingold. En 1989 se graduó de la Escuela de Música Jacobs en la Universidad de Indiana donde se especializó en la interpretación del violín.

El talentoso Joshua Bell ha grabado en exceso de 40 álbumes por los cuales ha recibido numerosos premios, y seis nominaciones para los Grammy

Bell creció en un hogar hebreo al cual él le atribuye el éxito, por la ética de trabajo que aprendió con sus padres, y el apoyo que recibió de ellos. Su padre, Alan Bell, fue un investigador científico de quien Bell ha dicho ser: “el hombre más interesante que he conocido”. En 2010, el violinista abrió las puertas de su hogar neoyorquino para ofrecer un recital honrando la memoria paterna a beneficio del Instituto Kinsey —donde su padre trabajó 1967-1981— para la investigación de sexo, género y reproducción. Porque tal como su madre, Shirley Bell, dijo en esa ocasión: “el legado de nuestra familia combina arte y música, ciencia y salud”. 

Del 17 de marzo al 7 de abril, Bell estará de gira por Estados Unidos, con conciertos en 15 ciudades 

Firmó su primer contrato a los 18 años con London Decca. Bajo contrato exclusivo con Sony ha grabado en exceso de 40 álbumes por los cuales ha recibido numerosos premios, y seis nominaciones para los premios Grammy. Sus colaboraciones con músicos de diversos géneros incluyen a Renée Fleming, Sting y Chick Corea. Ganó can popularidad por su participación en 1998 con el compositor John Corigliano para la banda sonora de la película El violín rojo. Su emotiva interpretación al violín junto a Anoushka Shankar en la cítara, de la evocadora Bangla Dhum —composición que Ravi Shankar creó para el Concierto para Bangladesh (1971)— mostró su amplio registro.

También cumple su compromiso con la música contemporánea comisionando y estrenando composiciones de Corigliano, Edgar Meyer, Behzad Ranjbaran y Nicholas Maw. Su grabación del concierto de Maw le ganó un premio Grammy. En noviembre de 2023 estrenó The Elements, un concierto para violín de 37 minutos que Bell le comisionó a 5 compositores norteamericanos: Kevin Puts, Meyer, Jake Heggie, Jennifer Higdon y Jessie Montgomery. Con la idea de Las cuatro estaciones de Vivaldi o la de Piazzolla, o Los Planetas de Holst, cada compositor estuvo encargado de un elemento: tierra, agua, fuego, aire y espacio. El concierto se estrenó a finales de 2023 en el Lincoln Center de New York.

En 2011 fue nombrado sucesor de Sir Neville Marriner como director musical de la prestigiosa orquesta de cámara Academy of St Martin in the Fields (ASMF, por sus siglas en inglés) que Marriner fundó en 1959. Su colaboración con esa institución comenzó en 1986 cuando grabó interpretaciones de los conciertos para violín de Mendelsohn y Bruch acompañado por la orquesta, con Marriner a la batuta.

Del 17 de marzo al 7 de abril, Bell y la ASMF estarán en una gira estadounidense que los llevará a 15 ciudades, mayormente en la Florida (17 – 24 de marzo) y California (2 – 7 de abril) donde la pieza central será el Concierto para Violín de Mendelssohn, con Bell fungiendo como solista y director de la ASMF. Tras la gira regresarán a la iglesia londinense sede de la ASMF, para una serie de eventos que conmemoran el centenario del natalicio de Marriner.

La educación es otra de las pasiones del violinista. Aunque no le entusiasman las clases maestras, en 2014 sirvió de mentor a un grupo de músicos de cuerda, que formaban parte de la National YoungArts Foundation, lo cual resultó en el documental Joshua Bell: A YoungArts Masterclass, parte de la serie HBO Family Documentaries. En ese contexto participó de una charla y recital en la sede de la fundación en Miami.

En 2007 condujo un experimento que lo llevó de incógnito a las 7:51 en la fría mañana del 12 de enero a una estación de metro en la capital estadounidense. Como de costumbre, vestido de gris oscuro, Bell se situó a la entrada de la estación del subterráneo L’Enfant Plaza. Con su preciado violín Huberman Stradivarius de 1713 calzado entre el hombro y el mentón, durante 43 minutos interpretó composiciones de Bach, Massenet, Schubert y Ponce. Solo siete personas —entre las 1097— que pasaron frente a uno de los más grandes violinistas de nuestros tiempos se detuvieron a escucharlo.

El experimento despertó gran interés, gracias al artículo del Washington Post ganador de un premio Pulitzer, dando lugar a un libro infantil de Kathy Stinson, titulado The Man With The Violin, publicado en 2013; también un film animado, y más tarde un concierto. En 2014 regresó a esa ciudad para otro experimento; en esa ocasión se colocó en Union Station, acompañado por los músicos de la National YoungArts Foundation. La reacción fue mucho más receptiva. 

Mediante su actividad musical Bell impacta la sociedad de múltiples maneras: el 10 de enero se presentó en Varsovia con la directora de orquesta ucraniana Dalia Stasevska, junto a la Orquesta Sinfónica Internacional de Lviv, para interpretar el recién rescatado concierto del compositor ucraniano Thomas de Hartmann. La composición data de 1943 y en ella se perciben los horrores de la guerra. El evento y la grabación del concierto tuvieron como fin recaudar fondos para Ucrania.

Ya esté interpretando a Mozart, Bach, Chopin, Shankar, Hartmann o Corigliano, la dedicación, foco e intensidad para comunicar emociones, así como el compromiso social están presentes. Por lo que no solo es un placer escuchar a Joshua Bell, sino también constituye una experiencia reconfortadora.

PRESENTACIONES

Florida – Marzo:
17, Hayes Hall, Naples;
18, Kravis Center, West Palm Beach;
19, Sanctuary, Community Church, Vero Beach; 21, Knight Concert Hall, Arsht Center, Miami; 22, Steinmetz Hall, Dr. Phillips Center;
for the Performing Arts, Orlando;
23, Van Wezel Performing Arts Hall, Sarasota; 24, Curtis M. Phillips Center;
University of Florida, Gainesville.

California – Abril:
2, The Granada Theatre, Santa Barbara;
3, Soka Performing Arts Center, Aliso Viejo;
4, Great Hall, The Soraya, Northridge;
6, Jackson Hall, Mondavi Center for the Arts, Davis; 7, Davies Symphony Hall, San Francisco.

Para más información y reservaciones, visita este sitio web.

Compartir