Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Juan Chipoco y su “showtime” 

Traje y camiseta de Saks Fifth Avenue, disponibles en Saks Bal Harbour. Zapatillas deportivas de Louis Vuitton.

Con un estilo único que lo hace parecer más un fashionista y galán latino de telenovelas que un chef de restaurante, Juan Chipoco ha conquistado no solo el mundo culinario, sino también el corazón de quienes tienen el placer de conocerlo. 

Nacido en Lima a finales de los años 60, su historia como inmigrante es un ejemplo de superación e inspiración para todos los latinos que han tenido que llegar a este país sin recursos y comenzar “desde abajo”. A través de su arduo trabajo, determinación y una visión impresionante, ha logrado construir un imperio gastronómico en el sur de la Florida. Actualmente, cuenta con nueve restaurantes (Cvi.che 105, Inti.mo, Pollos & Jarras) y tres más en desarrollo. Su restaurante principal, Cvi. che 105, recibe a cerca de 6,000 comensales al día y ha sido galardonado como uno de los mejores restaurantes en Miami por más de 10 años consecutivos, convirtiéndose en un destino esencial para turistas y locales por igual.

Juan es mucho más que eso; es un líder y un guerrero. Además de su éxito como chef y empresario, Juan es un padre de familia comprometido, defensor de causas sociales y un apasionado “embajador” de Perú en el mundo. Varios detalles de su marca personal lo distinguen: empezando por su musculatura —en la cual trabaja intensamente cada mañana al despuntar el sol—, un corte de pelo característico y sus trajes de marca, relojes de alta gama y hasta su exclusiva colección de automóviles de lujo.

Para conocer mejor sobre “la marca detrás de la marca”, tuvimos el privilegio de entrevistar a Juan en varias ocasiones a lo largo de dos semanas. Este proceso culminó con una entrevista formal el día de nuestra sesión de fotos, para la cual Juan nos recibió en su casa donde pudimos compartir con su encantadora familia. Allí conocimos a Luis Hoyos, su pareja de muchos años y socio empresarial, así como a sus adorables mellizos, Tiziana y Gianluca, quienes se portaron de maravilla. En las próximas páginas, resumimos la esencia de nuestras conversaciones. 

Juan: Polo de Brunello Cucinelli, Jeans de Prada, disponibles en Saks Bal Harbour. Zapatillas Deportivas de Dolce & Gabbana. Luis: Camisa y Jeans de Carolina Herrera, Zapatillas Deportivas de Alexander Mcqueen, Disponibles En Saks Bal Harbour. Gianluca: Conjunto de Thom Browne, Zapatillas Deportivas de Louis Vuitton. Tiziana: Vestido de Gucci y Sandalias de Dior
Traje Sastre de Lepremier Miami. Broche “The Reward”, Engastado con Diamantes y Esmeraldas, Diseñado especialmente para la ocasión por el joyero Albert Albaladejo de Alberts Fine Jewelers.

De mesero a exitoso chef y empresario

Cuando llegó a este país en 1989 a la edad de 20 años, Juan tuvo varios trabajos como emigrante, desde limpiar baños en un restaurante chino hasta ser lavador de platos, mesero, y entrenador de gimnasio. “Nunca sentí vergüenza por ninguno de los trabajos que tuve que realizar en mi camino hacia la cima. Considero que trabajar honradamente y dar siempre lo mejor de ti es la única manera de salir adelante como inmigrante en este maravilloso país”, me explicó con orgullo. Y este es precisamente el mensaje que busca inculcarle a su equipo de trabajo, donde a menudo se ve desempeñando el papel de mentor, guiándolos no solo en el ámbito laboral, sino también en su desarrollo personal y profesional. Como mentor para los miles de empleados que dirige, Juan comparte su filosofía de vida, creyendo firmemente que todos tenemos un propósito en la vida y que nada sucede por casualidad. Para Juan, inspirar y motivar a su equipo es esencial, ya que considera que el éxito de un negocio se basa en el compromiso y la dedicación de cada uno de sus miembros. Él cree en el poder de la colaboración y la importancia de trabajar juntos para alcanzar metas comunes.

No fue hasta el 2006 que logró abrir su primer restaurante, La Cibeles, en el downtown de Miami. Con solo 8 mesas, Juan comenzó su exitosa carrera en la gastronomía, ofreciendo a sus clientes una experiencia culinaria única que pronto se convertiría en un referente en la escena gastronómica de la ciudad. “Recuerdo que en ese entonces no teníamos ni para comer”, nos contó Juan, remontándose en el tiempo. “Luis trabajaba estacionando autos en un valet parking del centro de Miami porque no teníamos suficiente negocio en el restaurante. Fueron tiempos difíciles, pero siempre mantuvimos la fe y la determinación de salir adelante”. Poco a poco, la pareja comenzó a implementar cambios en el establecimiento, lo que hizo que las cosas empezaran a moverse. Con esfuerzo y dedicación, lograron transformar el restaurante en un negocio viable y el resto es historia.

En el plano empresarial Juan es conocido por su exigencia y perfeccionismo, tanto consigo mismo como con su equipo. Su propuesta culinaria es toda una experiencia que hay que vivir, y como empresario, no admite errores. “Estoy muy pendiente de todos los detalles en cada uno de mis restaurantes, desde la vestimenta de los camareros hasta la limpieza de los baños. Para mí, es fundamental que ningún detalle pase desapercibido. Mis estándares son altos porque creo que la excelencia está en los pequeños detalles.” Juan siempre está también “aprendiendo y ganando”, como él mismo dice, y considera que su éxito radica en enfrentar desafíos, salir de su zona de confort y arriesgarse.

Por eso, desde hace unos años, se ha dedicado de lleno a renovar por completo su marca. Este proceso comenzó con la apertura de Cvi.che 105 en Coral Gables y que continúa con la extensa renovación de su local en Lincoln Road, Miami Beach. Juan ha invertido mucho tiempo y recursos en cada detalle, desde la decoración hasta el menú, con el objetivo de ofrecer a sus clientes una experiencia gastronómica aún más excepcional. Este año, además de la reapertura en Miami Beach, Juan y su equipo están trabajando arduamente para abrir tres nuevos restaurantes en el sur de la Florida, lo cual es un proyecto monumental. Cada apertura requiere una meticulosa planificación y ejecución, desde la selección del lugar hasta el diseño del menú y la contratación del personal, y Juan está supervisando personalmente cada aspecto de estos emocionantes proyectos. Cuando le preguntamos sobre el futuro a largo plazo, Juan habla de globalizar su marca. “Vamos a hacer historia”, asegura con determinación y confianza.

Un excepcional padre de familia

La historia de amor de Juan y Luis es tan emotiva que podría compararse con una trama de telenovela. Lo que inició como una sólida amistad con el tiempo floreció en un amor profundo y duradero. Hace unos años, la pareja decidió formalizar su unión y se casaron en una ceremonia íntima en Nueva York. Juan, en un gesto de amor y compromiso, preparó sorpresivamente esta celebración alrededor del cumpleaños de Luis, creando así un momento inolvidable en su historia juntos. “Si yo soy un torbellino, Luis es mi centro, mi calma en medio de la tempestad. Juntos, somos un equilibrio perfecto, donde su serenidad complementa mi energía impulsiva. Es mi compañero de vida, y juntos enfrentamos el mundo con valentía y amor”.

Hace siete años, la pareja decidió dar un paso importante en sus vidas y convertirse en padres. El 28 de julio, coincidiendo con el aniversario de la Independencia del Perú, nacieron los mellizos Tiziana y Gianluca mediante inseminación artificial. 

Este momento marcó un nuevo capítulo en la vida de Juan y Luis, llenándolos de alegría y completando aún más su familia.”Educar a un ser humano es lo más difícil del mundo, más fácil es montar diez restaurantes”, asegura Juan entre risas. La verdad es que los cuatro conforman un retrato de familia perfecto, donde cada uno aporta su propia luz y alegría. Los mellizos Tiziana y Gianluca han traído una nueva dimensión a la vida de Juan y Luis, llenándola de risas, juegos y momentos inolvidables. 

El Compromiso con la Comunidad

La paternidad le cambió la vida a Juan. Una súbita enfermedad gastrointestinal de la pequeña Tiziana no solo fue un desafío emocional para la familia, sino que también despertó en él un fuerte deseo de ayudar a los demás. Esta experiencia personal lo llevó a valorar aún más la importancia de la salud y el bienestar de los niños, y lo motivó a buscar maneras de apoyar a aquellos que más lo necesitan. Así fue como comenzó a apoyar al Nicklaus Children’s Hospital de Miami, donde Tiziana recibió tratamiento exitosamente, despertando en él el interés por la filantropía. “En apoyo al Nicklaus Children’s hemos realizado varios eventos caritativos y recaudado miles de dólares para la investigación de nuevos tratamiento para este tipo de enfermedades”, recalcó Juan satisfecho.

Esta exitosa experiencia filantrópica lo ha llevado a abrir su propia organización sin fines de lucro, The Juan Chipoco Foundation. La salud infantil, la alimentación básica para personas en situaciones vulnerables, y la tutoría a emprendedores son tres de sus prioridades. A través de esta fundación, Juan busca no solo brindar apoyo a los niños y a las personas que más lo necesitan, sino también ofrecer orientación y oportunidades a emprendedores que buscan hacer una diferencia en sus vidas y en sus comunidades. Su primera iniciativa filantrópica ha sido la publicación de un libro autobiográfico que narra su historia de vida, con el objetivo de recaudar fondos para la causa. Este libro no solo relata su historia personal y profesional, sino que también comparte lecciones de vida y consejos para aquellos que enfrentan desafíos similares. Escrito por la destacada comunicadora Josefina Barrón, el libro está disponible en dos versiones: un tomo de lujo ilustrado y una versión de tapa blanda. Este interesante libro no solo cuenta la historia inspiradora de Juan desde sus inicios, sino que también brinda la oportunidad de marcar la diferencia en la vida de los más necesitados. Los fondos recaudados se destinarán a apoyar los programas de la Juan Chipoco Foundation, ayudando así a cumplir su misión de hacer del mundo un lugar mejor. Ambas versiones del libro están disponibles en el website de la fundación www.juanchipocofoundation.org

Chaqueta de Suit Supply. Pantalones de Saks Bal Harbour. Zapatos, propiedad de Juan.

Fotos: Enrique Tubio @enriquetubiophoto. Estilismo: Anna Ruiz @annaruiz.mia, Representada por Agency Gerard Artists. Maquillaje y Peinado: Emilio Uribe @emiliouribebeauty. Coordinación: Bertha Moreno @berthammoreno. Dirección Creativa: LMA @lmaconsultants. Especial agradecimiento a Saks Bal Harbour.

Compartir